El desafío de esta fotografía era convertir a Judith en una estatua. Para alguien tan inquieto y hablador, no moverse durante la sesión de maquillaje y quedarse estático durante las diferentes tomas requiere un esfuerzo particular.

Fotos