Hicimos una larga sesión de maquillaje con Muriel a la que protegimos del sol bajo los árboles del jardín pues tenía la piel muy blanca. A pesar de las precauciones, después de la ducha descubrimos que sus pechos se habían bronceado con la forma de las margaritas, que duraron hasta el final del verano.

Fotos