El mundo de Niki de Saint Phalle es infantil

   y lúdico. Para esta foto contamos con

   nuestra amiga Laurence. La sesión de

   maquillaje se convirtió en un juego y todos

   nos dejamos llevar por la magia de los

   colores y las formas divertidas, sobre todo

   Nola, la hija de nuestra asistenta de

   fotografía.